Yo siempre te he querido

Por Felipe Moreno Al oír la noticia de tu último suspiro, me quedé sin aire en los pulmones, con un nudo en el alma más que en la garganta. Me encontraba perplejo, inmóvil como una piedra y frío como el hielo. Estaba tan pálido que parecía un muerto. Era sólo los restos de un mortal […]

Comparte este artículo