¿Castigo, Palo o Disciplina?

Por Edgar Castaño Díaz*

A propósito de la discusión de la ley #1878-2018 que se esta discutiendo en el Congreso en esta semana, es necesario que hagamos una reflexión sobre la prohibición del castigo físico para los niños.

Pienso que el tema del castigo físico para los niños, niñas y adolescentes hay que tomarlo con cuidado, pues lo que está por detrás de esta ley es quitarle a los padres el derecho a corregir a los hijos y darle esta autoridad al Estado.

El única que tiene derecho a corregir y disciplinar a los hijos es la familia, pues los hijos le pertenecen al padre que puso la semilla y la madre que abrió su útero para dar vida. Este derecho es inalienable. El decreto de ley sostiene que lo que se busca es dar herramientas a la familia para ejercer su influencia de disciplina y es en este proceso de tener herramientas, donde el Estado se apodera de un derecho que es de los padres.

En mi opinión, el Estado no tiene el valor moral para educar formar o desarrollar la vida de un niño y menos en tema de corrección, basta ver lo que esta pasando con el Estado en los espacios de reclusión o cárceles. 

Este tipo de proyecto ley se ha ideado posiblemente para una sociedad que no tiene control y que esta diseñado para que las personas o padres que están desadaptados emocionalmente, sean controlados, pero en el caso de los cristianos, si bien es cierto que también en este tipo de personas hay violencia intrafamiliar, hay mucho más control sobre este tema.

Los cristianos no estamos a favor del castigo físico, pero tampoco dejar de corregir a los niños. el tema vara no tiene una sola interpretación, la palabra vara se escribe en hebreo SHEBET y se puede interpretar como: Escribir, luchar, gobernar, andar, cetro, báculo. Todo depende de la educación cristiana que haga la iglesia. La pedagogía de la iglesia sigue los principios bíblicos como el de Proverbios 22:15 La necedad esta ligada en el corazón del muchacho. Mas la vara de la corrección la alejara del él». Este caso la interpretación de la palabra vara debe ser andar, no castigar. 

Las condiciones de la violencia intrafamiliar en Colombia exigen una interpretación educativa, que ya esta determinada por el artículo 262 del código civil que da derecho a los padres a vigilar la conducta de los hijos, a corregirlos y a sancionarlos moderadamente, bajo este artículo, entonces no es necesaria otra ley, lo que se necesita es aplicar la norma, posiblemente a través de la escuela de padres.

En el año 2018 se presentaron en Colombia 10.714 denuncias por violencia contra niños, niñas y adolescentes. Y esta historia de violencia lo que hace es formar un espiral de violencia, un niño o niña maltratada, castigado físicamente de una manera humillante y degradante desarrolla en el niño, odio, miedo, rencor, deseo de venganza y rompe las relaciones de confianza.

Quiero terminar esta reflexión usando un texto de la palabra que nos asegura, que, dependiendo de la interpretación de la vara, esta trae aliento.

“…. Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.“

Salmo 23:4

*Pastor, teólogo, filósofo, psicólogo, historiador

Las opiniones de cada una de las publicaciones de sinmordaza.com.co son responsabilidad de cada uno de los autores y en ningún momento representan la posición oficial de la revista. Aquí son bienvenidas todas las ideas, todas las opiniones, todos los matices, todos los conceptos, publica tu artículo aquí

Comparte este artículo

1 comentario sobre «¿Castigo, Palo o Disciplina?»

  1. Todos, tras apuñalar al Bien, se ponen de santos. Y los intelectuales son los primeros los que hace eso tan vil.
    Aun así, nunca el castigo físico es justificable; porque atenta contra la ética, en donde la violencia no es justificable por nada (excepto para tú salvar tu vida).
    Pero el castigo moral es legítico y obligatorio, ¡ése sí!; o sea, la desacreditación racionalmente justificada.
    https://delsentidocritico.blogspot.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *