Devaluación peso-dólar: por qué la moneda de Colombia se ha depreciado a niveles históricos y qué efectos tiene en la economía

El 29 de agosto de este año, en Colombia fueron necesarios 3.477 pesos para comprar un dólar.

Así lo marcó la Tasa de Cambio Representativa del Mercado (TRM), el medidor de transacción de divisas que se actualiza día a día y que mide el valor de la moneda colombiana. Tres años antes eran necesarios 2.882 pesos. En 2013 hacían falta 1.817 pesos. El 27 de noviembre de 1991, de acuerdo al registro histórico del Banco de la República (estatal), la relación entre la moneda estadounidense y la colombiana era de 1 x 693, muy distante a las tasas de cambio actuales.

De hecho, entre agosto y septiembre de este año, el peso ha alcanzado niveles históricos de devaluación que han provocado un intenso debate en país. Mientras algunos señalan que es una señal de vulnerabilidad económica, otros analistas sostienen que la baja de la moneda también puede traer beneficios a Colombia. En lo que sí existe coincidencia es que la guerra comercial entre China y Estados Unidos está muy relacionada con esta caída histórica. Por ello es que analistas económicos llegaron a sugerir al país que dolarice su economía, como lo señaló el estadounidense Steve Hanke. «Los colombianos prefieren el dólar estadounidense», afirmó el profesor universitario.

Las causas

«Persiste la intranquilidad», explica Ricardo Ávila, director de la revista colombiana especializada en economía Portafolio. El analista indica que la vigente guerra comercial entre Pekín y Washington es la confrontación más seria que atraviesa el capitalismo internacional en los últimos años y eso tiene un efecto directo en las economías de muchos países. 

Expertos encuentran riesgos, pero también oportunidades ante la caída del peso colombiano. «Esas circunstancias indudablemente afectan a las monedas emergentes y el peso colombiano no es la excepción», indica el experto. Ávila señala, además, que la economía colombiana tiene un «importante desbalance en sus cuentas externas», lo que provoca que los movimientos en las aguas internacionales la golpeen de manera directa. «Quienes deseen hacer cuentas para el resto del año, deben tener en cuenta que el factor más importante va a ser lo que suceda fuera de nuestras fronteras y cómo nos afecta», concluye el director de Portafolio. Colombia, tras Argentina y Venezuela, tiene la depreciación monetaria más alta de Latinoamérica en el último año, de acuerdo a los indicadores internacionales. 

Por su parte, el analista económico Camilo Díaz, añade que el contexto mundial es el factor determinante para que el dólar se haya fortalecido frente a varias monedas alrededor del mundo. Según Díaz, la decisión de Pekín de bajar el valor a su moneda fue interpretada como una intensificación de la guerra comercial con Estados Unidos y «provocó que la mayoría de las acciones perdieran valor y que la mayoría de divisas cayeran frente al dólar» ante el temor por nuevos deterioros en la dinámica económica mundial. «El peso colombiano tampoco es ajeno a esa dinámica que, vale la pena decir, no tiene nada que ver con las decisiones económicas tomadas recientemente por el gobierno», indica el experto en un análisis para la revista Dinero, aunque añade que la volatilidad de la tasa de cambio se agudiza ante la dependencia de sectores como el petrolero.

Efectos en Colombia

El gobierno de Iván Duque ha resaltado las proyecciones de crecimiento económico realizadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Sin embargo, la sostenida devaluación de la moneda no pasa desapercibida por los principales actores económicos de Colombia.

Una de las principales preocupaciones es cuánto afectará una tasa de cambio elevado a las erogaciones que debe hacer el país por su deuda externa e interna. Al respecto, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, reconoció que con la tendencia actual sí existirán repercusiones, aunque señaló que serán parciales dado que el país tiene una cobertura ante este escenario. La autoridad gubernamental destaca que la devaluación no ha tenido efectos inflacionarios en el país. El Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia (DANE) reportó que la inflación en el país llegó al 3,75%, cifra inferior al promedio regional.

Mientras tanto, Corficolombiana, una entidad de asesoría financiera que es parte del poderoso consorcio empresarial Grupo Aval, advierte que la caída del peso sí afectará en los compromisos de deuda que tiene Colombia. «Nos preocupa el impacto de la devaluación sobre la deuda externa, especialmente en el gobierno nacional central, en la medida que impone una presión adicional sobre las cuentas fiscales y puede deteriorar las perspectivas de calificación crediticia del país», indica la entidad en su reporte de la primera semana de septiembre.

Beneficios

Sin embargo, no todo son malas noticias, sostienen los analistas económicos. Un dólar elevado es considerado también como un incentivo al turismo, dado que se abaratan los costos para el visitante extranjero. Según las proyecciones hechas, los paquetes turísticos pueden reducir su costo hasta en un 30% por la devaluación.

En los últimos cinco años, Colombia multiplicó por 6 su flujo turístico y el ingreso de capital de los visitantes se convirtió en el tercer pilar de la economía del país. En contrapartida, el rubro se encuentra preocupado por el encarecimiento de costos para el turista colombiano.

«Si bien las cifras han sido positivas hasta la fecha, genera incertidumbre la inestabilidad de la divisa ya que podría afectar los flujos de viajeros colombianos al exterior», indicó a mediados de agosto Paula Cortés, presidenta de la Asociación Colombiana de Agencia de Viajes y Turismo. Otro elemento considerado positivo son las remesas que llegan del exterior, que han crecido un 10% hasta finales de julio y representan una inyección económica al país de US$6.600 millones.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *