La Bogotá de Todos

Por Luis Fernando Gutierrez Bohorquez

La gran mayoría de las personas que habitamos está inmensa ciudad provenimos de diferentes regiones del país, tal vez algunos llegamos cuando éramos niños, otros unos jovencitos  y otros adultos con sus familias, buscando mejores oportunidades en una época en que el acceso a empleo, a educación media y superior  era posible solo en grandes ciudades; me sorprende ver que Bogotá no negó su estadía a ninguno, por el contrario se formaron nuevas familias, nuevos negocios, nuevos bachilleres y profesionales. Aparecieron más niños que lo poco que conocen de su ciudad es lo que aprenden en los colegios.

Sin embargo se ha vivido durante años algo muy cruel, algo muy desagradable, algo desagradecido con esta hermosa ciudad, te preguntas ¿Qué es? Es la falta de identidad, de gratitud, de respeto por una tierra que nos ha acogido, nos ha brindado oportunidades diversas. Ahora me dirás, «yo no quise estar aquí, la pobreza me obligó, la violencia me empujó». Exacto, diversas causas nos condujeron aquí a Bogotá, y no nos ha ido mal después de todo, de lo contrario, ya hubiésemos huido.

Esto me recuerda un pasaje de la Sagrada Escritura «Procuren la paz, el bienestar de la ciudad a la cual los transporte, porque en el bienestar de la cuidad está su bienestar (Jeremías 29:7). Y estoy completamente identificado con este pasaje, todos los que vivimos en Bogotá debemos ser respetuosos con esta ciudad; cuidarla, valorarla, tener identidad con ella, eso no me quita mis raíces ni me hace olvidar de donde vengo, por el contrario, me permite mostrar que de donde vengo se agradece la hospitalidad y la generosidad de esta ciudad. A mis hijos nacidos aquí debo enseñarles con ejemplo a amar su cuidad, a mantenerla limpia, a no destrozar los parques, a recogerle el estiércol al perro y hacer todo lo posible para que esta ciudad este bien, porque si la ciudad está bien, mi familia y yo también estamos bien.

Así que Bogotá es de todos, no sólo para beneficiarnos de ella, sino también para responsabilizarnos de ella.

Comparte este artículo

1 comentario sobre «La Bogotá de Todos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *