Pasos de león rugiente…¡el poder del voto cristiano!

Por Carlos Balanzó

Se acerca el gran día. Un reto enorme enfrentan las listas de todos los partidos políticos del país, para mantener su hegemonía o ver sucumbir sus intereses ante el avasallador paso de los partidos nuevos que se abren camino en la justa electoral. Colombia Justa libres avalo la candidatura de 4037 Pastores, lideres cristianos o personas de reconocida idoneidad y valores para alcanzar como se espera la mayor cantidad de listas elegidas en estas elecciones. 

Aunque no figuran como favoritos en las encuestas (las encuestas no se hacen dentro de las iglesias) se sienten pasos de animal grande, pasos de león rugiente. El poder del voto cristiano atomizado en las anteriores elecciones ahora parece concentrarse… cerrarse como el diafragma del lente de una cámara fotográfica y se observa surgir en el horizonte la cara del león. Antes los cristianos luchaban por posicionarse entre la cantidad enorme de listas y números de partidos seculares que les facilitaban el aval de forma estratégica para hacerse a los votos cristianos. Estas aspiraciones poco o nada podían hacer -salvo algunas excepciones- ante el enorme caudal de dineros de los políticos tradicionales y la negativa reiterada para proveer recursos a los creyentes postulados. Sabían qué, si además del aval nos daban recursos para hacer campaña les ganábamos. Como candidato en cinco ocasiones por aquellos partidos, algunos ya desaparecidos jamás recibí una moneda o al menos un botón publicitario del partido como colaboración para mis campañas.

Ahora todo es más fácil, aunque no hay recursos es más fácil ubicarnos en las listas cerradas y las uninominacionales donde estamos congregados los cristianos dedicados al ejercicio de la política. (algo parecido a una iglesia) Para los creyentes es muy fácil pedir todos los tarjetones y al aplicar la máxima sobre todos: «No que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios» Marcamos la cara del león, símbolo por excelencia de nuestro partido. 

Se acabo el tiempo de la limosna electoral. Ahora vamos por metas más grandes. El poder regional será nuestro si disciplinadamente concurrimos a las urnas y siguiendo la sugerencia de candidatos

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *