Teorías de la conspiración que resultaron ser ciertas

Fuera del ámbito científico, se tiende a poner en un mismo nivel el término teoría e hipótesis, por eso la confusión de muchas personas cuando se enfrentan con una teoría científica y sueltan el tan popular «pero si es solo una teoría».

Las teorías de la conspiración son realmente hipótesis que se plantean algunas personas para intentar explicar algún evento. Normalmente, no tienen forma de probarse, o bien son ideas sueltas que se le pueden ocurrir a cualquiera o bien son interpretaciones (a veces erradas) de datos hechos por algunos investigadores.

En la situación actual en la que estamos y con la lluvia de teorías de conspiraciones que nos rodean seguro que hace preguntarse a más de uno si podrían ser ciertas. Las fácilmente refutables, como las que tienen que ver con la ciencia, no son un problema mayor pero ¿qué hay de las que no se pueden probar? ¿Puede el gobierno chino, por ejemplo, estar ocultando cosas con respecto al coronavirus? Por supuesto que sí, eso es algo que cualquiera puede imaginarse, no hay que ser un genio ni un teórico de la conspiración para imaginar algo así; pero de ahí a probarlo, hay todo un mundo de diferencia.

La gran mayoría de las hipótesis de la conspiración se han demostrado como falsas. Sin embargo, algunas de estas ideas e interpretaciones han resultado ser algo ciertas, pero no completamente o al menos como era la idea original. Veamos algunas de ellas.

El ovni que no era ovni

En 1947, las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos anunciaron que el objeto misterioso que se había estrellado en el desierto a las afueras de Roswell, Nuevo México, no era un platillo volador como muchos pensaban sino un globo meteorológico. A medida que pasaron los años, el interés en el lugar del accidente aumentó y disminuyó, pero desde finales de los años 70 hasta los 90, el interés aumentó y muchos creyentes alegaron que el gobierno estaba encubriendo lo que realmente sucedió.

Al final resultó que sí hubo un encubrimiento: lo que se había estrellado en el desierto no fue un globo meteorológico. Pero tampoco fue un ovni. En cambio, fue un globo del Proyecto Mogul, un intento de la Guerra Fría para espiar el desarrollo de armas nucleares soviéticas que utilizaba la detección acústica transmitida por globos.

El encubrimiento salió a la luz a principios de los años 90, después de que un representante de Nuevo México le pidiera a la Oficina General de Contabilidad que presionara al Pentágono para que desclasificara los documentos relacionados con Roswell. Según The New York Times, eso llevó a un informe de la Fuerza Aérea sobre el tema, que se publicó en 1994. Llegó a la conclusión de que el hallazgo de Roswell era «muy probablemente de uno de los globos Mogul que no se habían recuperado previamente» (Aquí el PDF) . Según un diario dirigido por una de las personas que trabajaban en el Proyecto Mogul en Nuevo México, uno de los globos lanzados en junio del ’47 nunca se recuperó después de su misión. El informe de la Fuerza Aérea consideró probable que fuera este globo, golpeado por los vientos de superficie, que aterrizó en un rancho en 1947.

El informe también especuló que la historia del globo meteorológico podría haber sido elegida como la línea oficial, ya sea porque las autoridades relevantes realmente pensaban que era un globo meteorológico o tal vez porque sabían del Proyecto Mogul altamente clasificado y estaban tratando de encubrirlo. Los militares no hubieran querido que sus actividades de espionaje o su tecnología salieran a la luz, por lo que incluso los ovnis habrían sido una mejor opción que la verdad.

Los ovnis que sí eran ovnis

En el 2017 se obtuvo la confirmación oficial de que el gobierno estaba, de hecho, investigando los ovnis, o al menos lo había estado haciendo, por un tiempo. Ese año, el Pentágono confirmó la existencia del Programa avanzado de identificación de amenazas aeroespaciales. Pero este no aceptaba la existencia de extraterrestres. Solo se estaba investigando los objetos voladores no identificados y a los extraterrestres se los veía como una posibilidad entre otras. Este no fue ningún destape de algún conspiracionista, fue una decisión gubernamental ante la amenaza que podrían representar.

Según eWashington Post, el propósito del programa era «recolectar y analizar una amplia gama de ‘amenazas aeroespaciales anómalas’ que van desde aviones avanzados enviados por adversarios tradicionales de EE. UU. Hasta drones comerciales y posibles encuentros con alienígenas». Sin embargo, algunos han contradicho estas afirmaciones alegando que los extraterrestres no son parte de la investigación de ovnis, como el ex ingeniero del transbordador espacial James E. Oberg quien dijo: «Hay muchos eventos prosaicos y rasgos perceptivos humanos que pueden explicar estas historias … Mucha gente está activa en el aire y no quieren que otros lo sepan. Están felices de acechar sin ser reconocidos en el ruido, o incluso de que su camuflaje sea descubierto ”.

Pero entre aliens, fenómenos meteorológicos desconocidos y espías, la única realidad es que hasta ahora nadie sabe exactamente qué son.

La militarización estadounidense del clima

En la década de 1950, controlar el clima era un tema importante de discusión: hubo audiencias del Congreso de los Estados Unidos y artículos en publicaciones importantes sobre cómo tal cosa podría ser posible. Según un artículo publicado en una edición de 1958 de Popular Science, a los científicos estadounidenses les preocupaba que los soviéticos puedan estar por delante de ellos en el control del clima.

Públicamente, la modificación del clima avanzaba alegremente, y la amenaza de la guerra climática se estaba minimizando. Un experto durante este tiempo aseguró a un Comité Selecto del Senado: «Me gustaría … enfatizar nuevamente que considero altamente improbable que los avances en la ciencia de la modificación del clima hagan posible cualquier uso extenso de ‘guerra climática’» advirtió que no podía descartarse por completo, sin embargo, dijo que se necesitaba más investigación.

Años más tarde, comenzaron a surgir rumores sobre la guerra climática en la Guerra de Vietnam, con un artículo de la revista Science de 1972 que decía: «Durante el año pasado, los rumores y la especulación, junto con fragmentos ocasionales de evidencia circunstancial, se han acumulado en Washington en el sentido de que los militares intentaron aumentar la lluvia en Indochina para impedir la infiltración enemiga en Vietnam del Sur «. Pero el Secretario de Defensa de Nixon, Melvin Laird, le dijo rotundamente a un senador que «nunca hemos participado en ese tipo de actividad en Vietnam del Norte».

No pasó mucho tiempo para que la gente reconociera que esto no era una negación de actividad potencial en Laos, Camboya o Vietnam del Sur. Si bien el senador no hizo un seguimiento con Laird, los reporteros le preguntaron a un portavoz del Pentágono, quien también negó la lluvia en Vietnam del Norte. Pero cuando se le presionó sobre otras regiones, el portavoz respondió: «No puedo ampliar eso».

En 1974, se vieron obligados a hacerlo. Ese año, el gobierno admitió haber intentado hacer llover para frenar el movimiento a lo largo del camino de Ho Chi Minh, y Laird se disculpó por engañar al Congreso, diciendo que «nunca había aprobado» los esfuerzos. El New York Times también informó que escribió una carta de 1974 a un subcomité diciendo que, en contra de sus negativas anteriores, «acababa de ser informado … tales actividades se llevaron a cabo en Vietnam del Norte en 1967 y nuevamente en 1968».

El chip en tu cuerpo que puede ser rastreado

En los años 90, el médico Philip O’Halloran, escribió en una publicación de la revista Relevance que biochips, implantados debajo de la piel, «emitirían ondas de radio FM de baja frecuencia que podrían viajar grandes distancias, hasta incluso al espacio, hacia un satélite en órbita . La transmisión proporcionaría información sobre la ubicación exacta del ‘chipeado’ «. Si bien O’Halloran no era un teórico de la conspiración, su idea fue considerada por algunos como una de ellas, y una muy paranoica. Un año después, un psicólogo que escribía en un periódico de Nueva York dijo que profesionales de la salud mental que escucharan a alguien describir lo que O’Halloran propuso» podrían hacer un diagnóstico de que la persona sufría de un trastorno paranoico grave «.

Pero la idea de O’Halloran era profética: solo tres años después, en 1998, un profesor de cibernética en la Universidad de Reading en Inglaterra llamado Kevin Warwick recibió un implante de un chip, que según The Independent «emitía una señal de identificación única que una computadora podía reconocer para operar varios dispositivos electrónicos, como luces de habitaciones, cerraduras de puertas o ascensores «. Si bien eso aún estaba muy lejos de lo que O’Halloran estaba proponiendo, en el 2018 The Atlantic informó sobre un grupo que está trabajando en la fabricación de chips con GPS para rastrear a familiares con demencia.

Ahora no es descabellado pensar que, en el futuro, podría haber rastreo de GPS de personas, algo que algunos en algún momento podían haber calificado de paranoia.

Fuente en inglés: Mental Floss

Fuente en español: Robotitus.com

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *