Un Despertar Espiritual

Por Luis Fernando Gutierrez B.

No seré el primero ni tampoco el último en hablar de un despertar espiritual, siempre los creyentes en Dios hemos anhelado una manifestación de Dios y su poder, queremos que algo pase en nuestras congregaciones que nos saque de la apatía, de lo rutinario de los sermones de siempre, queremos que algo nos lleve a buscar de Dios, no por llenar un requisito social de asistir al templo. Por eso muchos introdujeron luces, videos, música contemporánea, acortaron el sermón y alargaron la adoración y alabanza, las predicaciones pasaron de ser centradas en las Sagradas Escrituras a charlas motivacionales centradas en el bienestar humano, haciendo que la Biblia gire en torno a estos temas. De tal manera que ya no se sabe si es una iglesia cuyo propósito es reconciliar al ser humano con Dios o un centro de superación personal con chispas de programación neurolingüística.

Pero ese no era y no es el propósito primario de una iglesia, el verdadero propósito es que la iglesia acerque al ser humano con Dios y que por consiguiente tenga vida espiritual, tenga una comunión con Dios, la iglesia debe girar entorno a Dios y lo que dice a través de su palabra. Al faltar esto que la distingue entre todas las organizaciones de la tierra, lo que nos queda hoy es una sequía espiritual que da lo mismo ir a la iglesia que quedarse en casa, a la mayoría de creyentes independientemente de la denominación o movimiento al que pertenezcan les sucede algo parecido: no oran en casa, no leen sus biblias, dependen de un televisor o de un radio o un celular para tener un poquito de acercamiento a Dios. Y cuando suceden cosas trágicas como la que vivimos hoy en día me refiero a la muerte de miles de personas por causa del Coronavirus, se derrumban por su propio peso. Las predicaciones y doctrinas falsas que enseñan que el bienestar humano y ser bendecido es tener plata hasta que sobreabunde. Hoy, con tener salud, que comer y donde estar refugiado es más que suficiente para la mayoría.

Pero sobre lo que quiero invitarte a reflexionar es lo siguiente:

¿Cómo estoy espiritualmente? Estoy alejado de Dios, apático, incrédulo, sin esperanza al partir de este mundo? Puede que seas creyente como yo o tal vez no, pero una cosa cierta es que necesitamos que Dios nos despierte espiritualmente y nos acerque a su presencia, nos perdone por nuestras injusticias y maldades, nos reconcilie con Él, y esto solo se logra rindiéndose ante su grandeza y reconociendo que solo Jesucristo es el que media entre Dios y nosotros, para que estemos en paz con Dios y cuando partamos de esta vida haya un lugar para nosotros junto a Él.

Las opiniones de cada una de las publicaciones de sinmordaza.com.co son responsabilidad de cada uno de los autores y en ningún momento representan la posición oficial de la revista. Aquí son bienvenidas todas las ideas, todas las opiniones, todos los matices, todos los conceptos, publica tu artículo aquí.

Comparte este artículo

1 comentario sobre «Un Despertar Espiritual»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *