Una Derrota que rompe el Corazón

Por: Daniel Sebastián Camargo Ariza
Twitter: @sebelperiodista
Instagram: sebastianelperiodista
Un día que parecía que iba a ser el mejor de toda la semana termino siendo el peor de todos.

Hace mucho tiempo no estaba tan nervioso y ansioso esperando un partido, todo el día estuve mordiéndome las uñas, el único pensamiento que pasaba por mi cabeza era que a las 3:30 pm iba a empezar el encuentro, miraba el reloj a cada rato para saber cuánto faltaba, todos me preguntaban que me pasaba, porque no era el mismo de siempre, y la respuesta era la misma: estoy nervioso y ansioso porque HOY JUEGA MILLONARIOS y va a definir su paso a la final. Sabía que tenía cosas por hacer pero lo único que me importaba era no perderme ni un solo minuto del partido; empezó todo, el nerviosismo se multiplicó por 1000, tan solo 7 minutos después llegó la noticia de la anotación de Pasto y a los 30 segundos apareció ese gol de Carrillo que nos ilusiono más, pero los nervios no disminuyeron, siguieron siendo los mismos. Pasto seguía marcando pero uno seguía tranquilo porque íbamos ganando, lastimosamente ocurrió el gol de América en ese fatídico minuto 52 y nos empataron, en ese momento todo se complicó, Pasto iba clasificando y nosotros nos estábamos quedando por fuera, pensando que nada podía ser peor, nos marcaron el segundo al minuto 73 después de una expulsión de uno de sus jugadores, uno pensaría que con eso Millonarios podría remontar pero no fue así, al contrario, siguieron jugando igual de mal a como jugaron todo el partido, poco a poco el desespero iba aumentando y la esperanza iba disminuyendo, en algún punto llegó la resignación porque era visible que con el juego que estaba teniendo el equipo era muy difícil que le remontada llegara, finalmente nunca ocurrió y no pudimos clasificar.

Al terminar esos 90 minutos se avecinó la sensación que uno como hincha nunca quiere experimentar, apareció la depresión, la horrible depresión post partido y peor aún, la depresión post eliminación, una eliminación que no pudo ser más dolorosa, después de ser lejos el mejor equipo del campeonato, el mejor local y el mejor visitante, lamentablemente los jugadores no jugaron para nada bien, ni ganando ni empatando y mucho menos perdiendo jugaron bien. Cuando pensamos que ya estábamos prácticamente clasificados, llegaron los dos últimos partidos, en los cuales no jugamos como se debía, en ninguno parecimos ese Millonarios que arrasó a lo largo del campeonato, contra Unión tuvimos un pésimo primer tiempo y contra América jugamos paupérrimamente.

Todo lo que habíamos conseguido en los últimos 5 meses lo echamos a perder en 5 días, eso nunca paso por mi cabeza y cuando me di cuenta que era una realidad se me rompió el corazón, sentí una tristeza que no había sentido desde hace mucho tiempo, no fui capaz de moverme, de ver televisión o de coger el celular por más de una hora, me demore demasiado en asimilar lo que había pasado y todavía sigo sin asimilarlo, han pasado varias horas desde que termino el partido y sigo sintiendo lo mismo, esa sensación va a ser muy difícil de superar, es demasiado complicado entender como paso todo esto, cuando culminó el partido sentí unas ganas de llorar incontrolables al ver que esa final que se veía tan cerca se fue y que me tocará esperar otro semestre para ver si finalmente llegará.

Esta fue una derrota me rompió el corazón, no solo a mi sino a toda la hinchada embajadora, en ningún momento lo vimos venir, va a ser muy difícil de superar, yo solo sé que después de esto nos vamos a levantar, vamos a seguir alentando, vamos a seguir apoyando, vamos a seguir siendo la misma hinchada que hemos sido porque los hinchas de Millonarios nunca abandonamos y siempre vamos a estar presentes demostrando que esto no nos hará callar, sino que por el contrario nos dará fuerzas para seguir demostrando que esta es la hinchada más grande del país y que nunca vamos a dejar de apoyar a nuestro equipo y a nuestros jugadores porque a pesar de que este semestre no fue, sé que vamos a volver, que de la mano del profe Pinto vamos a quedar campeones, que vamos a seguir enseñándole a todo el país que nunca fueron once, que siempre seremos miles, que siempre seremos millones, que siempre seremos Millonarios porque esta hinchada nunca abandona y siempre estará alentando al equipo porque pase lo que pase nunca vamos a abandonar a la razón de que seamos felices, nunca vamos a abandonar a lo que nos despierta todo tipo de emociones porque uno nunca abandona a lo que ama y que quede claro que después de esta derrota vamos a demostrar que nuestro amor no muere en derrotas ni crece en victorias, al contrario, cada derrota nos hace amar más a este equipo, nos hace amar más a Millonarios.

Foto del encabezado: @MillosFCoficial

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *