La Sabiduría de Don Iván

Por Abelardo Acosta

La privación de la libertad de Álvaro Uribe, el “Don”, por orden judicial, por su trascendencia, merece un análisis sosegado el que intentaremos con posterioridad. Entretanto, destaquemos algunas particulares e insólitas estrategias desplegadas en su apoyo: Previo a la detención, por ejemplo, obró la táctica del terror por la que plantearon que si tal cosa ocurría se podrían desatar reacciones incontrolables, insinuando la ocurrencia de actos violentos. Ahora, una vez privado de la libertad, la gama es variopinta: Por ejemplo, se pretexta como “injusta y exagerada la medida”, buscando así demeritar a la Corte sin siquiera detenerse a ver las razones esgrimidas por la corporación judicial. También claman por una por constituyente que deje la justicia en un solo tribunal que conozca, con nuevos jueces, las causas que no les han sido favorables (Arias, Santiago Uribe, General Montoya, entre otras y, claro, la del Don).

Igualmente, se plantean argumentos menos ortodoxos como el de llamar a las “reservas activas” (o sea, militares en retiro) para que asuman insospechados papeles en respaldo de su tótem. Aún más curiosa es la tesis del ahora huérfano primer magistrado, don Duque, cuando plantea en tono imperativo: “es deber de la Corte respetar el principio de derecho que garantiza que todo ex presidente ejerza su defensa en libertad”, (¡y don Duque es abogado!).

Luego surge el que parece ser la tapa: el Covid del Don y de sus dos sufridos vástagos, llevando a la escena hasta la madre natura, en pos de la conmiseración por parte del populus. Por supuesto, ni hablemos de los medios que al unísono tratan de hacernos olvidar que su “héroe” no fue recluido en su finca el Ubérrimo por la Corte, por razones sanitarias, o “por estar cogiendo café”, sino por su condición de sub júdice al ser incriminado como presunto autor de los delitos de Fraude Procesal y de Soborno.

Bueno, parece que se olvidan las palabras dichas alguna vez por el ahora huérfano, don Iván, y plenas de sabiduría: ¡El que la hace, la paga!

Las opiniones de cada una de las publicaciones de sinmordaza.com.co son responsabilidad de cada uno de los autores y en ningún momento representan la posición oficial de la revista. Aquí son bienvenidas todas las ideas, todas las opiniones, todos los matices, todos los conceptos, publica tu artículo aquí.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *