Saber las Cosas con Lealtad a la Razón

Por José Repiso Moyano

Sin rodeos y directos a la mismísima verdad, luchar contra cualquier sinrazón durante toda tu vida supone mucho sufrimiento y una reducción de muchos beneficios vitales (derechos, protecciones, rentabilidades por simpatías con cualquier poder o con tendencias dominantes, ¡sí!, repartos de sus botines, mínimo desgaste al grato lameculismo o complacencia, etc.). Porque, al luchar contra una sinrazón premiada o amparada socialmente, tú pierdes TODO respiro digno de tu vida, pierdes ya toda protección, sabiendo que tienes que renunciar a demasiados métodos usados habitualmente (y que los demás chupan y se benefician a la vez que se ponen de buenos como matando a la ética) y, a eso solo sufriendo más que Jesucristo, tus recursos de supervivencia se destinan siempre por un mayor desgaste. Mientras, ellos o el que se alía con una sinrazón, todo eso se lo evita, vivaracho de indecentes-crueles ventajas, y ya tiene objetivamente toda la vida beneficios y mínimas dificultades de esa sinrazón; y además incontables facilidades porque ninguna protección pierde y a nada tiene que renunciar, sí, y sus recursos de supervivencia ya los dedica a tener éxitos con tal maldad, premios por doquier, trepando escalones socialmente.

Si no sabes lo que es un bien -porque tú no lo permites jamás-, ¿cómo vas a defenderlo?; si no sabes lo que es justo -porque lo concibes con demostrables sinrazones-, ¿cómo vas a defender lo justo? o ¿cómo vas a ver lo injusto? O ¿cómo vas a respetar lo justo?, si no lo sabes. Pues saberlo, ¡es demostrarlo! (a razones irrebatibles), no usando poder sino razón, no usando todo lo que utilizas sino razón neta.

¿Cómo vas a evitar hacer o ayudar a lo injusto si no ves lo injusto porque jamás tú cuidas lo justo y ni siquiera algo racional? El sentir se puede falsear, si no se siente de verdad. También, el saber se puede falsear si no se saben las cosas… con razón. 

Las opiniones de cada una de las publicaciones de sinmordaza.com.co son responsabilidad de cada uno de los autores y en ningún momento representan la posición oficial de la revista. Aquí son bienvenidas todas las ideas, todas las opiniones, todos los matices, todos los conceptos, publica tu artículo aquí.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *