Un estudio revela cuánto de la Tierra aún está libre del daño humano

No hay duda de que el ser humano ha causado un gran daño en el planeta explotando al límite algunos de sus recursos pero ¿cuánto del planeta permanece libre de su influencia?

Si tuviéramos la oportunidad de mapear la Tierra buscando solo signos de nuestro desarrollo, ¿qué parte de la superficie terrestre encontraríamos en un estado inalterado?

En un estudio reciente publicado en Global Change Biology investigadores compararon cifras de cuatro conjuntos distintos de datos recopilados por satélites para responder a esta pregunta. 

Encontraron que en promedio entre 48 a 56 por ciento de la superficie terrestre (casi la mitad) presenta una «baja» influencia por parte de los humanos.

Estos resultados pueden inspirar y animar a muchos ya que destacan la amplia gama de regiones significativamente vírgenes que aún pueden protegerse con métodos de conservación y la investigación.

Pero el estudio sirve también para mostrar cuánto de nuestro planeta ya ha sido ocupado y utilizado por la especie humana.

Los resultados muestran que las partes del planeta que hemos dejado solas hasta ahora constituyen algunos de los lugares menos habitables de la Tierra.

Pese a todos los esfuerzos hechos por aminorar el efecto humano en el planeta, solo el 15% de la Tierra está bajo algún tipo de protección ambiental.

Según los investigadores, los ecosistemas intactos fuera de esas regiones se están erosionando rápidamente. Pero existe la posibilidad de dibujar una línea en la arena y decir en voz alta, «no más».

Todavía tenemos tiempo.

Fuente en inglés: Science Alert.

Fuente en español: Robotitus.com

Comparte este artículo

1 comentario sobre «Un estudio revela cuánto de la Tierra aún está libre del daño humano»

  1. La tierra nunca está a salvo de nada por parte del ser humano, sí, lo jura la Razón y lo juro yo.
    No existe paso de bien en el mundo sin la razón.
    Para que exista respeto, debe existir antes razón;
    para que exista educación, debe existir antes razón;
    para que exista información, debe existir antes razón o el que la demuestra (que es lo mismo). Siempre que LUCHO CONTRA UNA MENTIRA, irremediablemente lucho contra una retórica, la cual siempre impide la razón, ¡siempre! ; porque la mentira es muy suya y tiene su rollo envolvente o confusión por el cual ha triunfado astutamente, no siendo nunca concisa, directa y clara, sino halagadora, demagógica, populista, encantadora de serpientes o muy cargada de demasiadas palabras para no decir ninguna verdad, solo parecerlo (¡éso es la retórica!).
    Por eso, todos los días me dirijo a desenmascarar retóricas, muchas de ellas muy corporativistas que terminan siempre en abuso del poder que adquieren (teniendo detrás guardias pretorianas y muchos poderes), a pararles sus pies, ¡aunque no mucho les guste!
    La tierra nunca está a salvo de nada por parte del ser humano, sí, lo jura la Razón y lo juro yo.
    http://delsentidocritico.blogspot.com/
    José Repiso Moyano ¡VIVA EL APALEAR AL BIEN! ¡Y que parezca un accidente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *