8 comentarios sobre «Voz de la Esperanza»

  1. Dios es el soberano y su amor es inmensurable, su Misericordia es infinita, acerquemos a El, por medio del amor al prójimo haciendo posible el Reino en medio nuestro, como lo hiciera Jesús dando de comer al hambriento, dando de beber al sediento, cuidando la naturaleza que nos dio para que nos enseñorearamos y no para destruirla.
    Gracias por sus bellos mensajes de amor

  2. Todas las personas del mundo crean poder, formándolo, ayudándolo y alimentándolo con cualquier cosa que hagan o digan.

    Pero, ¡ah!, una buena persona absolutamente jamás ha tenido poder (de los miles que hay: de dinero, de recursos, de influencias, de seguidores, etc) por la sencilla razón de que, para pillar poder, obligatoriamente se necesita pillería (seducir, envolver, marear o ser liante, retórica, demagogia, prometer lo que se sabe que es imposible cumplir, apegarse a caballo ganador de poder, apegarse siempre a lo dominante o a lo que se premia, falta de honestidad, peloteo, falta de humildad y de no lucro,etc).
    El que es buena persona o la Verdad misma únicamente ya se puede defender ante el mundo con su CORAZÓN aplastado o desgüazado por los apaleos de todos ésos poderes,
    ¡únicamente! EL BIEN ABSOLUTAMENTE SIEMPRE SE PISOTEA Y SE CRUCIFICA. JOSE REPISO MOYANO

  3. La Iglesia Presbiteriana necesita abrir su mente al mundo que la rodea no solo para interpretar los signos de los tiempos, sino para ser solidaria con quienes no tienen voz, y para denunciar los abusos y violaciones que cometen autoridades, particulares, etc., individualmente y detrás de la «Institucionalidad»

  4. LA VERDAD enseña al pueblo todas las mentiras, males o errores que no se ven; y únicamente porque UNOS han estado “eternamente” interesados en que no se vean.

    Cada MENTIRA que existe socialmente, o sea, que está instalada en la sociedad CONLLEVA millones de beneficios para unos INTERESADOS (aprovechados de rentabilizar más y más tal mentira).

    En el esclavismo, por ejemplo, decir tú que todos somos iguales o hijos de Dios suponía el poner nerviosos a todos los poderes (con sus correspondientes guardias pretorianas y siervos o sirvientes-arrodillados del pueblo).

    Por eso la verdad siempre HA ESTADO PROHIBIDA (aún hoy) y no la permitirán ni la reconocerán porque, los siervos-comprados lamiendo la mierda que dejan atrás las mentiras, no lo permiten; así es, son… muy suyos: usando mis recursos públicos para VETARME y el agua que beben todos para llenarla de mierda-mentiras.Y encima se ponen de santos. José Repiso Moyano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *